Método práctico para la selección de la mejor alternativa

Por: Ing. MBA Walter Tobar

walter.tobar@gmail.com

 

Todos los días y durante toda la vida los seres humanos se encuentran evaluando situaciones y por ende escogiendo la que les parezca más viable es decir la mejor alternativa. Y dependiendo de  esa selección  ya sea buena o mala así serán los resultados obtenidos, ¿pero como saber que se ha seleccionado la mejor propuesta entre un conjunto de alternativas?

Hoy compartiré una herramienta sencilla pero poderosa y además muy práctica: Método para seleccionar la mejor alternativa.

Los diferentes problemas u oportunidades que se nos presentan en cada uno de los ámbitos en que nos relacionamos, siendo estos la empresa, el hogar, los estudios, los deportes, el trabajo, etc. en fin  todo nuestro entorno conlleva una serie de soluciones para los mismos. Primero mentalmente reconocemos estos problemas u oportunidades, luego planteamos alternativas y finalmente seleccionamos la que creamos más conveniente, pero no es tan sencillo decidirse por la que ha de ser la correcta. Lo más importante estriba en que de esta certeza  de decisión  depende el éxito esperado, el futuro de nosotros mismos, de nuestra familia, empresa, vecindario, municipio, departamento, país, etc. Es por ello que surgen preguntas como ¿será que realicé una buena inversión?, ¿sería este el banco adecuado para el préstamo que acabo de tomar?, ¿este fue el mejor momento para adquirir esta propiedad?, ¿Qué carrera y en qué universidad estudiaré?, ¿por cual empleo me debo decidir?, y muchas más, hasta cuestiones tan sencillas como ¿que debo cocinar?, ¿me conviene esta relación?, ¿Dónde debo vivir?, ¿me conviene contratar a esta persona?, etc.

Y es que mentalmente establecemos una serie de parámetros a los cuales les damos valores de acuerdo a la importancia de cada uno de ellos y comparamos las alternativas propuestas, seleccionando aquella que tenga mayor peso para nosotros. Pues esto mismo podemos hacer creando para ello un cuadro en el que colocamos las alternativas y les asignamos un valor práctico entre 1 y 10 puntos el cual puede ser de manera subjetiva o con base en algunos índices que podrían ser estadísticos o macro-económicos, dependiendo de la complejidad de la evaluación, comparándolos con las premisas del problema u oportunidad que se va a evaluar y realizando una multiplicación que nos permita tener una ponderación por alternativa. De tal manera que la alternativa que obtenga la mayor sumatoria será la mejor propuesta.  Tal y como se muestra en la siguiente tabla:

 

 

De donde la mejor propuesta será el Z mayor.

Ilustrando lo dicho anteriormente con un ejemplo podríamos tomar el siguiente caso:

Un empresario desea aperturar una tienda con un producto de moda, calcula que tendrá un período de vida de 5 años y se propone descremar el mercado en este lapso de tiempo, y considera luego cerrar la tienda. Aún no se ha decidido si rentar un local o comprar un inmueble que le brinde el espacio suficiente para el negocio, entonces plantea como oportunidad de negocio la apertura de la tienda, con las alternativas de Rentar o Comprar las instalaciones de la misma. Y propone las siguientes premisas, seguramente si renta será más barato que comprar, lo que le permitiría tener más capital o circulante para invertir por lo que el costo de oportunidad es de suma importancia y decide asignarle un valor de 10 puntos. El negocio adquirirá un valor de acreditamiento pero como piensa que será un negocio de no más de 5 años, decide darle un valor por el derecho de llave de únicamente 5 puntos. El precio definitivamente es importante y se le asigna 10, otorgándoles a las alternativas 10 a la renta por ser más barato y suponiendo que la compra cueste el doble del alquiler, entonces le otorga 5 puntos a la compra del inmueble. Si el servicio inmobiliario es decir el espacio físico necesario para el funcionamiento del negocio lo brindan de igual manera ambas alternativas se les concede la misma puntuación. La ubicación es aún más importante tanto como un 10, suponiendo que la renta tiene mejor ubicación que la compra se les asignará 10 y 8 respectivamente de manera subjetiva, 10 en el caso de una excelente ubicación por supuesto. Y finalmente el valor de rescate es decir luego de toda la inversión y finalmente el cierre del negocio ¿que valor se podrá obtener por el inmueble?, como premisa no es el negocio primordial, pero tiene una importancia como para otorgarle un 8, en el caso de la renta el valor de rescate será 0, pero en la compra del inmueble será del 100% más lo que haya ganado por plusvalía, tipo de cambio de la moneda u otro.  

Elaborando la tabla y obteniendo las ponderaciones correspondientes se tiene lo siguiente:

 

Método para seleccionar el alquiler o la compra de un inmueble para un negocio

 

 

Como podemos apreciar de acuerdo a las premisas planteadas y a la evaluación de las alternativas resulta para el empresario y para este tipo de negocio como una mejor alternativa el Rentar un espacio físico, ya que obtuvo una ponderación de 400 sobre 370 obtenidos en la compra, sin esta herramienta hubiera sido muy difícil saber cual podría ser la mejor alternativa.

El método funciona bien, si y solo si, se tiene un buen planteamiento de premisas y somos lo suficientemente objetivos en la asignación de valores, mejor aún cuando contamos con índices estadísticos y finalmente la disposición para aceptar como mejor alternativa la que el método indique.

 

Y recuerde que la próxima vez que tenga que tomar una decisión escoja la mejor

 

 

Añadir nuevo comentario